viernes, 2 de noviembre de 2012

¡Dios nunca deja de amarte!




¡Qué magnífica verdad! El amor de Dios no me pide nada para amarme; si hago lo bueno como nadie, o si fracaso y me equivoco...como nadie, Él no me ama más por hacer el bien, ni me ama menos por mis errores. él siempre me ama con amor perfecto, y me da su ayuda para crecer y ser mejor, más como Él es. ¿Es una excusa para pecar y hacer lo malo? Jamás. Pero no me digas que su amor infinito, sin condiciones, no nos mueve a agradarle...Fuimos creados para lo bueno.

Y lo amamos...porque Él nos amó primero...y viendo su bondad comenzamos a amarlo más. Conociéndolo más empezamos a hacer lo que sabemos que le agrada. Y nos hace tanto bien, "hacer el bien por amor a Aquel que nos ama", y no por razones egoístas; solo por saber que le agrada, y que "Dios se pone contento" cuando imitamos su ejemplo de amar sin condiciones.
Para mí, fue un descubrimiento que transformó mi vida, desde adentro para afuera. El amor incondicional de Dios. El amor que me hizo nacer, y preparó de antemano mi futuro,un futuro de gozo, ¡para siempre!
Si algo me pide Dios, es que yo le permita bendecirme...darme todo lo que tiene preparado, y pueda ser feliz. ¿Un ratito? Sí. ¿Una vida? Sí...y por toda la eternidad. ¿Cómo? Todo eso está en su Hijo Jesús. "Cree en Jesucristo y serás salvo", dice la Biblia. Dios pide ¡QUE LE CREAMOS! 
Y por esa fe en Jesucristo te da vida y vida eterna (y todo lo demás que Él quiere darte...) 
"Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" , dice Romanos 5:8. Dios nos ama de tal manera, que dio lo mejor por nosotros. Dios nunca deja de amarnos. ¡Dios nunca deja de amarte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario