viernes, 12 de octubre de 2012

Algo más que la vida

 
Cuando pensamos en la vida consideramos que es lo más importante, ¡y sin duda que lo es! Pero por sobre todo lo importante está lo trascendente. Todos anhelamos disfrutar de una vida larga, fructífera, dichosa, una vida que valga la pena vivir. No obstante, la realidad nos muestra que no siempre es así. Sin embargo, hay Alguien que quiere darnos algo mejor. ¿Mejor que una vida larga y exitosa? Sí. Algo que sobrepasa la rutina diaria, la supervivencia, o la existencia sin propósito. Algo que trasciende nuestro tiempo.
Hay un Dios que es el Creador de todo lo que existe, que quiere darnos ¡algo más que la vida!.... una vida que nunca se acabe, vida eterna, vida por siempre.  Él la preparó como un regalo para todo aquel que lo quiera recibir. Puede ser tuyo, hoy mismo.
¿Te parece demasiado? ¿Demasiado bueno, demasiado fácil? Sí lo es; es tan fácil que un niñito la puede recibir ¡así de fácil como recibe un regalo! Es tan fácil que todos sin excepción la pueden recibir. Todo ser humano, de toda raza, de toda edad, de todo estrato social y de toda condición. Nadie es tan joven ni tan grande, ni tan rico ni tan pobre, ni tan bueno, ni tan malo, ni tan erudito, ni tan ignorante, ni tan brillante ni tan torpe, que no pueda recibir este regalo. Si lo querés, tomalo; es para vos. ¿Cómo lo recibimos? Es gratis; no tenés que hacer grandes cosas para ganarte esa vida eterna. Por la fe, Dios la regala a los que creen  que Jesús es el Hijo de Dios, que murió por nosotros para darnos vida, y resucitó, y aceptan a Jesús en su corazón como Señor y Salvador. Dijo Jesús: “El que cree en mí, tiene vida eterna”, y  “El que tiene al Hijo tiene la vida”.


¿Por qué Dios quiere darnos una vida eterna? Porque Dios es bueno. La palabra que mejor lo describe es amor. "Dios es amor" (dice en 1ª Juan 4:4). Por amor Él creó el Universo, y todo lo que hay en él, incluso al ser humano. Por amor nos cuida y hace posible la vida en nuestro planeta. Por amor está con nosotros siempre y "oye la oración". Por amor nos sustenta todos los días. Por amor obra en nuestras  circunstancias. Es un Dios bueno que está interesado en ser parte de nuestra vida cotidiana; quiere que lo conozcamos, que confiemos, que acudamos a Él por ayuda. Un Dios que quiere nuestra compañía para siempre, por amor.
Él te lo ofrece hoy. ¡La decisión es tuya…!



No hay comentarios:

Publicar un comentario