miércoles, 30 de noviembre de 2011

El ver diferente es un precioso regalo


La mirada de la mujer es diferente y necesaria. Las mujeres tenemos la capacidad de "ver" todo desde una perspectiva diferente a la de los hombres. Y es dada por Dios, con un propósito. La mirada de la mujer puede abarcar aspectos que pasan desapercibidos para el hombre. Podemos ver, percibir, procesar, y dar curso a soluciones...aún cuando los hombres todavía no se hayan percatado siquiera de la necesidad!...Ese mirar diferente, ese ir más allá, o ese discernir, es parte de nuestra misión, y podemos usarlo no solo para desenvolvernos en la vida, sino también para enriquecer el ministerio y la obra de Dios. 
Esa capacidad de mirar diferente es un regalo exclusivo de Dios. Usémoslo conforme su voluntad; es parte de nuestra esencia. Se enriquece mientras más lo usamos, cuando lo administramos  con gracia y sabiduría, para edificar y bendecir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario